Joan Manuel Gisbert

Libros

  • Algo despierta en secreto

    Algo despierta en secreto

    La mansión Carvacchi, conocida también como la Casa Oscura, deshabitada desde hace muchos años, es adquirida por un extraño y sombrío forastero que se encierra allí para llevar a cabo, bajo el más estricto secreto, su obra magna, relacionada con la alquimia y la nigromancia. Pasado un tiempo, el misterioso

  • El talismán que vino por el aire

    El talismán que vino por el aire

    Ciconia, la cigüeña viajera, regresa como cada año de su migración a las cálidas tierras africanas. Unos cuantos amigos -el ganso, el topo, armadillo, el tejón y el corzo-, aguardan ilusionados y ansiosos su llegada porque saben que Ciconia, como de costumbre, tendrá emocionantes y maravillosas aventuras que contarles. Y

  • Magos del atardecer

    Magos del atardecer

    Un anciano trotamundos y contador de historias, llamado Amiel Solar, recorre los pueblos durante el verano con su pequeño circo de palomas. Por las noches, ofrece, de viva voz, apasionantes veladas de cuentos y narraciones a quienes acuden a oírle en los jardines o a la entrada de los bosques.

  • Misteriosos regalos de la noche

    Misteriosos regalos de la noche

    El pequeño Pablo vive unos días con la mayor tristeza. Está casi siempre callado y silencioso, y a veces se le escapan unas lágrimas. No es fácil consolarle.

    Pronto empiezan a ocurrir algunas cosas sorprendentes. ¿Quién se acerca por las noches, sigilosamente, sin que nadie lo vea, a la ventana

  • Fabulosa noche de San Juan

    Fabulosa noche de San Juan

    Un campesino y su asno, que va cargado con sacos de abono, vuelven a la granja después de una larga jornada. El animal camina con bastante dificultad. Está muy cansado, la cuesta le parece más larga y empinada que nunca, y los sacos pesan cada vez más. Las piernas le

  • Orión y los animales magos

    Orión y los animales magos

    Orión se considera el perro más feliz del mundo. Isidro, su dueño, es un músico callejero que lo fue a buscar al asilo de perros abandonados cuando aún era cachorro. Los dos pasan todos los días en la plaza porticada. Allí, el acordeón de Isidro ameniza las horas de los